Región Carbonífera

En 1850 se descubren los fundos de carbón de el Hondo y Santa Rosa, pero su explotación iniciará hasta el año 1884 para suministro de carbón de ferrocarriles y la incipiente industria siderúrgica con la apertura de la emblemática Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey (FUMSA) que se inaugura el 5 de mayo de 1900. Se registra la primera tragedia en minas de carbón con la explosión en la mina “el Hondo” donde fallecen más de 300 mineros, en su mayoría chinos. Será el único siniestro en la historia de la región carbonífera de Coahuila en que no sean rescatados los cuerpos de los trabajadores hasta Pasta de Conchos en 2006.

 

La industria minera continuará abriendo nuevas explotaciones en los poblados de Nueva Rosita y Cloete. En 1934 el Gobierno Federal crea la COFOMI (Comisión para el Fomento Minerodependencia articulada a NAFINSA. En 1937 es creada la Comisión Federal de Electricidad dedicada a producir para las empresas monopólicas canadienses y en 1949, es nacionaliza. Antes de concluir la Segunda Guerra Mundial, en 1944 es creada Altos Hornos de México (AHMSA) como parte del “Modelo de Sustitución de Importaciones”, en gran medida, obligado por la reconstrucción de los países salientes de la guerra.

 

A partir de 1960, se inicia el período de la “mexicanización”: se nacionalizan sectores estratégicos, entre ellos, la minería del carbón. 

 

En 1970, se consolida en SIDERMEX a las empresas Estatales del ramo siderúrgico: SICARTSA, FUMSA Y AHMSA. COFOMI apoya financieramente la construcción de “pocitos” como el modelo de producción de bajo costo para suministrar carbón a AHMSA.

 

Una década después cae la demanda de acero, entre otras razones, por la sustitución de materiales, el reciclado de chatarra y el inicio de la implementación del Modelo Neoliberal, que en 1986, hará desaparecer a SIDERMEX con la venta de AHMSA y el cierre de FUMSA. Cierra también la fundición de zinc de IMMSA en Nueva Rosita y miles de mineros se quedan sin empleo.

 

Un año después, en 1987 la región carbonífera rompe el record de producción de carbón porque, se inicia el programa de compra de carbón a los poceros, ahora llamados “pequeños productores” por parte de CFE, como política de Estado para contener el desempleo generado por el nuevo modelo económico.

 

El 20 de septiembre de 1999, el Gobierno del Estado de Coahuila firma con CFE el “Programa de Desarrollo y Fortalecimiento de la Región Carbonífera”. Esto es, la compra del carbón siderúrgico de los pocitos para la carboeléctrica Carbón II (43% lo compra a CIMSA-MICARE y 47% a pequeños y medianos productores, el 10% restante, será carbón de importación para reducir ceniza y azufre e incrementar el poder calorífico. De esta forma, se da inicio al uso de carbón metalúrgico para uso térmico. CFE pagará el carbón comprado a los poceros por encima del precio internacional (aunque esto no significa mejores condiciones de los mineros mexicanos respecto de sus pares de otros países), pero además, supone un sobrecosto para CFE debido al mayor mantenimiento que tendrá que darse a las calderas por éste inadecuado uso y que pagaremos todos los mexicanos.

 

En el año 2003, es creada la Promotora para el Desarrollo Minero (PRODEMI), como un organismo descentralizado del Gobierno de Coahuila que controla el carbón producido por pequeños y medianos productores para su comercialización en CFE, en donde PRODEMI debe garantizar el desarrollo económico de la región.

 

A diez años de la creación de PRODEMI, del análisis de sus operaciones y sus contratos; de los estándares de vida de la región carbonífera, pero sobre todo, de la opacidad en el manejo de los recursos que deben ser invertidos para el desarrollo económico de la región, podemos afirmar, que han hecho de este organismo, un lastre que impide precisamente, que la minería del carbón sea un detonador de la economía.

 

  1. En el Comité de Asignación de Contratos de PRODEMI, son excluidos la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, el Instituto Mexicano del Seguro Social y la Secretaria de Hacienda y Crédito Público.

  2. En el listado definitivo de empresas que ya tienen o tendrán contrato con PRODEMI a partir de 2012, se están asignando un total de 2,500,700T a 71 empresas, sin que se explique cómo obtiene o en qué minas extraen las 799,300T para cumplir con el contrato ante CFE por 3,300,000T.

  3. Actualmente están operando 48 empresas extractivas de carbón, como contratistas de las 71 empresas que tienen contratos con PRODEMI y algunas de éstas 71 empresas, sirven también como contratistas a su vez de otras empresas que tienen contrato con PRODEMI.

  4. Algunas empresas que tienen contratos con PRODEMI, entregan carbón extraído por medio de pocitos de otras empresas mineras, que cuando muere un minero en sus pocitos, denuncian “pos-mortem” que su lote ha sido invadido, pero no denuncian a las empresas que continúan extrayendo su carbón como es el caso de Industrial Minera México, de Grupo México responsable de la muerte de los 65 mineros en Pasta de Conchos.

  5. PRODEMI registrará anualmente 3,135mdp por ventas de carbón a CFE, de los cuales, cuando menos, de 475mdp (por retención por tonelada comprada a los productores; extracción y venta de su propio carbón, etc.) se desconoce para qué o en qué serán invertidos. En los 13 años de historia de PRODEMI jamás se ha transparentado el destino de los recursos.

  6. De las 71 empresas a las que pretenden renovarles el contrato 9 de ellas, no tienen registro patronal: Black Fossil S.A de C.V.; La Moderna S.A. de C.V.; Excamin, S.A de C.V.; Genaro Quiroga Rivera; Grupo Empresarial MG, S.A. de C.V.; Impulsora JBN S.A. de C.V.; Minera Don Beto S.A. de C.V.; Fósiles Minerales S.A. de C.V.; Minera Carbonífera El Mupo S.A. de C.V.

  7. Mientras que en septiembre de 2010, se tenían asignados contratos por 2,150,500T de carbón, habían registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) 1849 trabajadores. En noviembre de 2012, se pretenden asignar 2,500,700T con tan solo 1,308 trabajadores registrados.

  8. De éstas mismas 71 empresas, 23 no tienen trabajadores registrados en el IMSS y 18 tienen menos de 15 trabajadores (número mínimo para operar un pocito). En resumen, 38 de las 65 muestran cuando menos una irregularidad grave y sin embargo, el Gobierno del Estado les pretende renovar y/o asignar contratos de carbón.

  9. De éstas mismas 71 empresas, 32 no tienen antecedentes de inspección federal en Seguridad e Higiene, Capacitación y Adiestramiento y/o Condiciones Generales de Trabajo, debido a que, la información que proporcionaron a PRODEMI sobre sus centros de trabajo no existen.

  10. De las 39 restantes, 37 fueron sancionadas por violaciones a las Normas de Seguridad e Higiene, de Capacitación y Adiestramiento y/o, de Condiciones Generales de Trabajo. En resumen, 69 de las 71 empresas incumplen con sus obligaciones patronales para salvaguardar la vida, la integridad física y la salud de sus trabajadores, aún así, suministran carbón a PRODEMI.

  11. Durante el año 2012, la Dirección General de Minas de la SE, aplicó 40 suspensiones para obras en lotes mineros por no cumplir con las normas de seguridad e higiene. De éstas 40, la mitad continúa vigente y fueron canceladas dos concesiones.

  12. La Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila, jamás en la historia de la minería del carbón, a dictado una sentencia condenatoria por la muerte de los mineros y en la mayoría de los casos, ni siquiera se abren las averiguaciones previas aunque estén obligados a ello.

  13. Es público, que la empresa Impulsora JBN, está bajo investigación por parte de la PGR por su presunta participación en la explotación ilegal del carbón y sin embargo, mantiene su contrato por 150,000T.

 

El modelo de desarrollo que se pretendía generar a partir de la extracción de carbón metalúrgico para uso térmico en CFE, ha fracasado entre otras razones, porque el Gobierno del Estado de Coahuila no puede  ser ni regulador, ni coadyuvar en la regulación de la explotación minera del carbón, ni ejercer sus facultades para la no repetición de siniestros en minas, porque junto con los acaparadores a los que les da contrato, es de los grandes beneficiarios.